Madrid Interesante

Viva la vida bella en Plot Point

Sara Chinarro García

Publicado por

 

Marina Skell y Marisa Lacruz son Ale y Vale en "La vida es bell@"

Marina Skell y Marisa Lacruz son Ale y Vale en “La vida es bell@”

Por muy perra que se presente la vida, nuestra actitud ante ella debería llevar implícito un grito de guerra que dijera: viva la vida bella. Porque la vida podrá ser bella si nos lo proponemos, si queremos. Todo se basa en nuestra actitud y en las decisiones que tomemos. Así de simple.

A los que penséis que me he vuelto loca y he cambiado el teatro por la psicología, tranquilos. He querido comenzar el post de esta guisa  porque creo que podría resumir en buena medida el montaje teatral que fui a ver el sábado pasado al ArtEspacio Plot Point de Madrid (calle Ercilla, 29).

Ale y Vale son una pareja de mujeres de éxito que, de repente, se enfrenta al terrible palo que provoca una enfermedad. Grave. Y sin anestesia. Y ahora, ¿qué? Pues ahora, a vivir la vida bella. Porque antes de quedarme quieta, hundida y desesperada ante lo que me va a venir, prefiero comprarme un tractor amarillo y ayudar desinteresadamente a la gente cortando el pasto. Así piensa Ale. Alejandra sabe que no le queda mucha vida, pero prefiere vivir haciendo lo que le dé la real gana. Y convirtiendo el drama en la más disparatada y absurda de las comedias.

La vida es bell@” está basada en el texto de Franklin Rodríguez ,“Los días contados” y llega a Plot Point de la mano de Carlos De Matteis. A priori podría parecer un texto más sobre la enfermedad, pero es rompedor por dos motivos: su comicidad y su universalidad. Y es que esta historia se está representando cada día de función con una pareja distinta: lesbiana, homosexual y heterosexual. La pareja puede cambiar, pero no es el problema principal, que únicamente lo marca el texto, no la condición sexual. He aquí el quid de la cuestión. 

Paraos a pensar un momento. Cuando la guadaña de la muerte ataca por sorpresa, ¿podemos atrevernos a pensar que va a ser diferente si estás en una relación chica-chica, chico-chico o chico-chica? Yo creo que no. A cualquiera le atacaría por la espalda, del mismo modo y dejándonos, también por igual, completamente fuera de juego. Lo que venga después y cómo decidamos vivir es harina de otro costal. Y aquí entra en juego el final de “La vida es bell@”, desenlace que me pareció, sin duda, uno de los platos fuertes de la función.

Las actrices Marina Skell y Marisa Lacruz son las protagonistas que gritan y defienden ese viva la vida bella a capa y espada en la versión chica-chica del montaje (Skell lo es también en la versión chico-chica y además dirige el espacio Plot Point). Sus interpretaciones sorprenden y experimentan una evolución in crescendo con ciertos momentos en los que el clímax provoca ese silencio absoluto en las salas, tan difícil de conseguir en teatro.

Confieso que me hubiera encantado disfrutar los otros dos montajes (ojalá sea capaz de cuadrar la agenda para ello), así que os invito a que vosotros lo hagáis por mí. Además, el espacio PlotPoint es uno de esos sitios que te sorprenden según entras por la puerta. Alternativo, diferente, fresco y con un Dios en camisón que recepciona a sus invitados. Fantástico.

Podéis consultar las fechas en el planazo que ofrece Madrid Pase IVEA para disfrutar de “La vida es bell@” en las versiones que quedan programadas hasta el próximo 13 de diciembre. Tendréis la oportunidad de charlar con los actores y actrices al finalizar la función, brindando con una copita de cava cortesía de ArtEspacio Plot Point.

 

PD. Mientras escribo este post, está sonando Viva la vida de Coldplay. Yo le añado el “bell@”.

Sara Chinarro García

Sara Chinarro es periodista y experta en comunicación. Ha dedicado su trayectoria a la comunicación en el sector tecnológico y a la colaboración con medios digitales en el ámbito cultural. Es autora de "El Blog de Sara Chinarro" y del podcast "El Séptimo Sentido".

Añadir nuevo comentario