Madrid Interesante

Un obús invade el corazón del Alfil

Sara Chinarro García

Publicado por

Hovik Keuchkerian protagoniza "Un obús en el corazón", todos los viernes en el Teatro Alfil

Tremendas historias que a veces se comparten en un teatro.Un obús en el corazón” es el monólogo que sumerge a los espectadores del Teatro Alfil cada viernes en la historia de Wahab; un texto conmovedor del dramaturgo libanés Wajdi Mouawad, interpretado por esa fiera escénica llamada Hovik Keuchkerian y dirigido por Santiago Sánchez. Así, sin anestesia. Con frío, dolor y unas ganas increíbles de abrazar a Wahab, a Hovik, a Wajdi y a Santiago al final de la función. Apuesto a que más de un@ lo hubiera hecho. Porque la historia lo provoca. Porque el texto es delicioso y doloroso. Y porque Hovik lo merece.

Dicen que Wajdi Mouawad es un poeta del escenario. Que escribe con la respiración rítmica del corredor de fondo. Yo os cuento que vivió en Beirut hasta los ocho años, que allí fue testigo del horror de una guerra civil cruenta y sangrienta (la libanesa) y que sus padres se lo llevaron a París. Seis años después, también tuvieron que marcharse de Francia y asentarse en Montreal, ciudad en la que pudieron alejarse del horror y conformarse con el exilio.

Mouawad comienza a escribir teatro para recrear el espacio de felicidad de su infancia. Una infancia a la que viaja a través de Wahab en “Un obús en el corazón”. Desde el patio de butacas, Wahab (Hobik) sube lentamente hasta el escenario, con pesadumbre, para comenzar a contarnos una historia, su historia. Recibe una llamada en mitad de la noche de alguien que le reclama. Y sale corriendo por una ciudad fría que no es la suya. Hacia su infancia, hacia su familia y hacia el dolor del recuerdo de su Wahab niño. Del Wahab que tuvo que enfrentarse a un obús que le destrozó el corazón.

No os voy a engañar. “Un obús en el corazón” es una obra dura. Es ese tipo de teatro que te invade, que te sumerge y que te transporta a una realidad que sólo vemos en las noticias, de pasada. Pero también conmueve, emociona y hace que salgas a la calle Pez con los pies en el suelo. Mouawad fue capaz de relativizar sus propias vivencias con el teatro. También consigue que sus espectadores lo hagan. A otra escala, pero lo consigue.

Como es necesario, una historia de este calibre sólo puede estar interpretada por un actor que sepa estar a la altura. No es fácil meterse en la piel de un hombre marcado por una guerra, por la crueldad y por el exilio. Un hombre con un obús a cuestas. Hovik Keuchkerian, (al que recordaréis de la serie “Hispania” o la película “Alacrán Enamorado”actor, escritor, poeta y ex-boxeador, cuyo nombre soy incapaz de pronunciar, pero cuya trayectoria admiro profundamente, encarna a un Wahab tan real como los espectadores a quienes cuenta su historia. Junto a ellos viajará a su infancia, visitará los orígenes de sus miedos y experimentará una catarsis que os dejará sin alientoHovik es una fiera escénica que desgarra tu alma, para que puedas comprender la de Wahab. Acaba la función exhausto y baja saltando las escaleras para esperarte en la puerta del Alfil fumándose un cigarro. Tal cual.

Un obús invade el corazón del Alfil todos los viernes. Desgarra, pero conmueve. Destroza, pero relativiza. Daña, pero salva.

Podéis acceder a la ventaja exclusiva que ofrece Pase IVEA para disfrutar de “Un obús en el corazón” en el Teatro Alfil, hasta el próximo 30 de enero.

Sara Chinarro García

Sara Chinarro es periodista y experta en comunicación. Ha dedicado su trayectoria a la comunicación en el sector tecnológico y a la colaboración con medios digitales en el ámbito cultural. Es autora de "El Blog de Sara Chinarro" y del podcast "El Séptimo Sentido".

Añadir nuevo comentario