Madrid Interesante

Penev, teatro y fútbol en la Cuarta Pared

Sara Chinarro García

Publicado por

Penev_Cuarta_Pared
Este post va como siempre, para los teatreros. Pero amigos amantes del teatro, hoy tendréis que compartir estas líneas con los futboleros. Sí, como leéis. En este texto, hoy se mezclan fútbol y teatro. Luboslav Mladenov Penev fue futbolista del Valencia en los noventa. Jugó con el Atleti en la temporada 95-96. La del doblete. Y marcó 16 goles. Con mi Atleti querido. Sí, además de muy teatrera, también soy muy futbolera. Penev es el apellido del mítico futbolista. Ahora también es el nombre de un montaje teatral que llegó ayer a la Sala Cuarta Pared de Madrid y que podréis disfrutar hasta el sábado 23 de mayo.

La Teta Calva Producciones presenta este texto de Xavo Giménez, quien junto a Toni Agustí, darán vida a Antoni y Javier, dos personajes marcados por la desidia y la frustración. “Penev es un texto esperanzador, pero cargado de desilusión. “Nace del dolor de tanto tropezar con la misma piedra”, me cuenta el propio Xavo. “En el caso de la obra se traduce en un adoquín viejo y molesto que hace tropezar a la madre de Antonio, uno de los dos personajes. Estamos cansados de caer y caer a un vacío cada vez más prolongado. Duele en los huesos, pero sobre todo duele en el alma. Nosotros somos gente de teatro y el teatro no pasa por su mejor momento. Nuestro presente está alicatado de esos adoquines tan molestos y peligrosos. Pero no quería hablar de teatro. He querido hablar de las personas que caminan por las calles. De los peatones que doblan las esquinas y las espaldas. De los que caminan, tropiezan, caen y siguen caminando. Hasta que algún día dejen de hacerlo y busquen una solución, caiga quien caiga”.

Después de ver Penev y de asaltarme una curiosa mezcla ecléctica de sensaciones, que iban desde la apatía hasta la esperanza más absoluta, me pregunté por qué esta fusión entre fútbol y teatro, dos ámbitos, a priori incompatibles. “No creo que sean incompatibles. – me sigue contando Xavo Giménez – Incompatible es lo que envuelve al fútbol. Un entorno podrido y lleno de parásitos que convierten este deporte-arte en un mundo de marcas, billetes y cuervos. El fútbol se nutre de la pasión, de la euforia y del fracaso. De las trampas y de los retos. Lo mismo que el teatro. Ambos caminan de la mano del trabajo en equipo, de la técnica, del arte y la dificultad. Cualquiera puede subir a un escenario y decir “la cena está servida”. Muy pocos pueden jugar ni medio minuto en un Osasuna-Logroñes. El buen fútbol como el buen teatro son de la gente. Para eso se inventaron”.

Lubo Penev fue uno de los ídolos de la infancia de Xavo. “Cada uno tiene su Penev (risas). Suena mal, pero es así. – continúa Giménez- Todos tenemos alguien que nos hacía despertar al día siguiente y encarar el partido del patio del colegio con garra. Como si fuéramos más de lo que somos. Esa garra se ha ido limando con los años y los ídolos se convierten en cromos viejos y gastados. Esa garra ahora nos termina lastimando los sueños. Lubo fue un jugador del Valencia que nos hizo soñar a los valencianistas que venía un aire nuevo. Nuevos objetivos y nuevos trofeos. Algo que le pasa ahora a mi ciudad. Espero que eso no quede en un cromo viejo otra vez”.

“Penev” tiene mucho de llamada de atención, de clamo a un ciudadano que está dormido o quizás, en un estado de duermevela. “El espectador está saturado, más que dormido. – opina Xavo – No soy nadie para educar al público. Pero creo que sí estoy en la obligación de fabricar alarmas, desde la ironía y la palabra. En la obra hay un momento en que un espectador  decide cambiar parte del guión. Eso no pasa. Al igual que un aficionado decide poner a este o a este jugador. No estamos en el escenario para recibir un papelito y hacer lo que la platea pida. Estamos para darles papelitos a la gente y que salgan a la calle a hacer cosas“.

Leí en una de las descripciones de “Penev” que “la vida sólo tiene sentido cuando se abre el telón o cuando rueda una pelota”. ¿Todo tiene que ver con una puesta en escena o un partido de fútbol?, le pregunto a su autor. “La vida sólo tiene sentido cuando hay pasión. – me responde – La rutina y el aburrimiento deberían ser ilegales. Sin pasión no hay nada. Esto lo traduzco en la obra. El fútbol y el teatro son herramientas útiles en este caso. Podría decir también que la vida sólo tiene sentido cuando se enchufa una guitarra o cuando se agita un spray antes de hacer un grafiti. Pero siempre con pasión. Siempre”.

No puedo estar más de acuerdo.

Podéis disfrutar de “Penev” en la Sala Cuarta Pared de Madrid del 21 al 23 de mayo a las 21.00.

Sara Chinarro García

Sara Chinarro es periodista y experta en comunicación. Ha dedicado su trayectoria a la comunicación en el sector tecnológico y a la colaboración con medios digitales en el ámbito cultural. Es autora de "El Blog de Sara Chinarro" y del podcast "El Séptimo Sentido".

Añadir nuevo comentario