Madrid Interesante

Harold Pinter, un Nobel en el Tribueñe

Sara Chinarro García

Publicado por

harold_pinter_regreso_hogar_teatro_tribuene

Si algo caracteriza la obra de Harold Pinter es que no deja indiferente a nadie. Nobel de Literatura en 2005, fue uno de los máximos exponentes de la literatura inglesa en la segunda mitad del siglo XX. Irina Kouberskaya, directora del Teatro Tribueñe de Madrid, orquesta una nueva adaptación de Regreso al Hogar y nos sumerge en esa sociedad oscura con personajes atormentados a la que Pinter retrató en 1964.

Entrar en el Teatro Tribueñe ya es toda una experiencia. Antiguo almacén de ferretería convertido en un teatro, es sin duda una de las salas más originales que he visto en Madrid. Acogedor, cercano y también misterioso, este espacio encaja a la perfección como marco de escenografía para el “Regreso al Hogar” de Harold Pinter. Ayuda a sumergirte en la sórdida historia del inglés y te acaba atrapando entre sus cuatro paredes.

Un montaje que arranca con un padre, sus hijos mayor y menor, y su hermano (el tío), sentados en sus respectivos retretes, apunta maneras. Ante esta bofetada inicial, no podemos esperar ni una obra sencilla ni un texto carente de un significado complejo. Harold Pinter dio luz a un teatro sucesor del absurdo de Beckett que está plagado de erotismo, desgarro, obsesión, odio y desamparo.

“Regreso al Hogar” nos sitúa en un suburbio londinense, dentro de una casa con cuatro hombres y un primer acto que roza el surrealismo. Si con el impacto de ese primer acto no nos hemos quedado satisfechos, en el segundo ya encontramos el verdadero conflicto que Pinter nos quiere relatar: el regreso a casa de Teddy, hijo pródigo y exitoso profesor de una universidad en Estados Unidos. Durante ese retorno junto a su mujer Ruth, se producirá un reencuentro en el que el espectador será testigo de los más bajos instintos del ser humano.

Harold Pinter nos quiere conmocionar. Pretende poner en escena a unos personajes devastados, violentos y plagados de los peores sentimientos. Quiere que veamos lo peor para que analicemos esos instintos y seamos capaces de reflexionar sobre la pérdida del alma y de los valores del ser humano. Sin anestesia, pero animándonos a que expulsemos esa ponzoña y tiremos de la cadena.

Con una escenografía simple, pero potente y muy bien ejecutada, no puedo dejar de mencionar el papel de la mujer, absolutamente fundamental en la salvación de estas almas atormentadas. El “Regreso al Hogar” del Tribueñe lo dirige una mujer. Y eso se nota. Según palabras de la propia Kouberskaya, “no he podido evitar elevar este regreso al hogar a términos mitológicos como si fuera un retorno a la primera Eva y los primeros Adans“. Ruth actúa como redentora del esperpento en el que se ha convertido esa familia y decide salvarles, necesita salvarles.

Harold Pinter mezcla realismo y surrealismo con el fin de subrayar una amenaza sangrante. La amenaza de la propia naturaleza humana. La terrible pérdida de valores que subyace de nuestros comportamientos y por ende, de la sociedad que nos rodea.

Obra dura, pero intensa. Violenta, pero reflexiva. Amarga, pero sensitiva.

 

Podéis ver Regreso al Hogar los viernes y sábados de febrero y marzo en el Teatro Tribueñe de Madrid (calle Sancho Dávila, 31).

Sara Chinarro García

Sara Chinarro es periodista y experta en comunicación. Ha dedicado su trayectoria a la comunicación en el sector tecnológico y a la colaboración con medios digitales en el ámbito cultural. Es autora de "El Blog de Sara Chinarro" y del podcast "El Séptimo Sentido".

COMENTARIOS

Añadir nuevo comentario